Seleccionar página

Eventos

Ni te imaginas encontrarte un sitio así cuando estás por allí. Si vas caminando por la calle María de Molina de Madrid, a la altura de Lagasca, ves un palacete, bonito por fuera, eso sí, con el anuncio en grande con el nombre del restaurante, Warehouse. Pero es cuando llegas, es cuando llegas y entras y lo primero que te encuentras es un jardín idílico de una antigua casona convertida en una íntima terraza, cuando te enamoras del lugar. Y luego, al recorrer el edificio donde están las mesas, los productos en exhibición, la sala vip, los detalles decorativos… terminas con ganas de pasarte un buen rato en sus espacios. Si no me creéis mirad:

Warehouse Madrid

Entrada (Imagen: Warehouse)

la foto 1

Terraza Warehouse

Terraza Warehouse

Y como estoy comenzando a escribir aún no he mencionado la materia prima de la carta, pero esperad un minuto para leer sobre ello porque vale la pena. Primero os cuento, Warehouse es un restaurante, yo lo conocí hace unos pocos meses cuando fui a una cata de chocolates (el post es este), en esa ocasión el local me fascinó, pero como asistí al evento y no probé lo que ofrece el establecimiento salvo una cerveza no escribí sobre él. Hace unos días organizaron la inauguración oficial, con todas las de la ley, y fui invitada como bloguera.

Este post es mi buena experiencia de esa tarde-noche, porque realmente se esmeraron en la organización y crearon una velada tan agradable que tenía que contárosla para que lo conozcáis.

Ese día el jardín-terraza estaba perfectamente dispuesto para la ocasión, en el centro tienen un miniviñedo con las principales uvas de España y algunas de las cepas que cultivan para sus vinos… Porque son productores, pero eso os lo cuento en un ratito…

Miniviñedo

Miniviñedo

Chulo ¿no? A la derecha, al subir la escalinata que lleva a la entrada principal del palacete habían preparado todo para hacer un showcooking de cocina con el estrella Michelín Víctor Gutiérrez, chef de origen peruano que lleva los fogones del restaurante Zorita’s Kitchen, en Salamanca, un establecimiento que pertenece al grupo empresarial The Haciendas Co, la empresa que está detrás de Warehouse y que en un momento os detallaré mejor.

En el centro, Víctor Gutiérrez

En el centro, Víctor Gutiérrez

Showcooking

Showcooking

El chef preparó en su presentación varios platos, y una vez finalizado el acto oficial, ese espacio fue ocupado por un piano, un pianista y una cantante de jazz que le pusieron la guinda final al lugar para crear un ambiente relajado y cool en el que todos estábamos disfrutando de la comida, los vinos y la compañía.

Piano, pianista, cantante de jazz

Piano, pianista, cantante de jazz

Pero eso fue ya entrada la noche, cuando llegamos aún era de día y nos dimos el gusto de caminar todo el restaurante. Atravesada la terraza se llega a la galería de diseño industrial anexa al palacete en la que se organizan eventos, catas, presentaciones, showcookings, etc. Allí hay una mesa semicircular donde los asistentes pueden ver cualquier demostración.

Mesa de catas (Imagen: Warehouse)

Mesa de catas (Imagen: Warehouse)

Más allá hay un pasillo largo en el que las mesas para comer están acompañadas de las estanterías en las que se ofrecen en venta los vinos y los alimentos que cultiva y prepara la empresa en Hacienda Zorita… Porque también son agricultores, y suscritos de lleno al movimiento slow food.

Queso Hacienda Zorita (Imagen: Warehouse)

Queso Hacienda Zorita (Imagen: Warehouse)

 

Salón (Imagen: Warehouse)

Salón (Imagen: Warehouse)

Pasado este tramo hay unas pequeñas escaleras que llevan a la sala vip. Ese día, el de la inauguración, tenían una pequeña barra con vinos dispuestos para catarlos en esta habitación. Ofrecían los de la propia Hacienda Zorita y otros nombres como Federico Paternina que también distribuyen. Nosotros en ese momento nos pedimos sendas copas de vino blanco y nos dedicamos a observar y disfrutar.

Desde allí seguimos la ruta y salimos por la entrada principal de la casona en donde ya se terminaba de organizar la mesa para el showcooking de Víctor, bajamos las escaleras y volvimos a llegar a la terraza en la que ya empezaban a verse camareros (y aquí destaco el estupendo servicio que dieron) con bebidas y canapés… Madre mía los canapés, el jamón, que fue lo primero que probamos, estaba sencillamente impresionante, de tan bueno parecía que no hubiésemos comido nunca jamón buscando repetir. Luego vinieron quesos, tapas de pulpo, etc. Pero es que cuando ya el aforo estaba completo nos invitaron a ocupar las mesas de la terraza y entonces comenzaron a pasar los platos para cenar, que en realidad eran tapas con diferentes preparaciones. Más jamón y quesos, tostadas con escalibadas, pulpo y atún, minihamburguesas, ceviche y no recuerdo cuántas cosas más. Aquello se convirtió en una animada reunión, que remataron con otro showcooking de mojitos y el piano, el pianista y la cantante de jazz que conté al principio. No probé los cocteles porque no era plan excederse con la bebida,  y a las 11 de la noche me tuve que ir… Pero me hubiese quedado mucho más, es lo que apetece en ese lugar.

Minihambubrguesas

Minihambubrguesas

la foto 1

The Haciendas Co, Hacienda Zorita, Warehouse.

Terminada mi crónica os cuento conceptos. The Haciendas Co es la empresa que sostiene el proyecto de este restaurante, pero es una compañía con trayectoria y amplitud, porque este Warehouse es el tercer local que abren después de los de Inglaterra y Noruega. No obstante, aquí en España no son nuevos, en Salamanca poseen la Hacienda Zorita, un hotel y spa con un restaurante llamado Zorita’s Kitchen dirigido por Victor Gutiérrez, en donde además cultivan su propia organic farm, un centro de producción donde elaboran quesos de leche cruda de oveja que ya han sido premiados por su calidad, aceites de oliva virgen extra, ibéricos de bellota  y vinagres balsámicos, además de vinos riquísimos (yo probé dos). Todo adherido al movimiento slow food.

Desde Hacienda Zorita se nutre la carta de los restaurantes de la empresa, lo que garantiza un producto de alto nivel, ¡y a buen precio!. Por tantos bonitos detalles desde este blog os deseamos todo el éxito del mundo a Warehouse Madrid. A mí me ha encantado (se nota ¿no? y ojo, que no me están pagando por escribir este post) y tengo intención de seguirlo visitando. ¡Si vivís o visitáis Madrid os lo recomiendo de verdad!

PD: El slow food es un movimiento nacido en Italia “que se contrapone a la estandarización del gusto en la gastronomía, y promueve la difusión de una nueva filosofía que combina placer y conocimiento” (Wikipedia). Lo integran productores, agricultores cocineros e investigadores de todos los continentes, quienes promocionan una gastronomía basada en productos locales y la conservación de las tradiciones en contraposición al fast food… Interesante ¿no?

Laura Vivas

Periodista y escribidora. Ante todo buscadora. Especialista en creación y corrección de contenidos online e historias gastronómicas. Veo, huelo y como, luego escribo.

Pin It on Pinterest