Seleccionar página

Actualidad

Ayer precisamente fui a un evento (que ya os contaré, de Barra de Ideas) y uno de los ponentes en su charla comentaba algo con lo que estoy completamente de acuerdo: la sala es la gran olvidada de los restaurantes. Hay un boom gastronómico desde hace un tiempo en las cocinas, los chefs son vistos casi como estrellas de cines, abundan los programas de televisión relacionados con gastronomía, aunque siempre desde la óptica del cocinero… PERO, y es un gran pero, si los que trabajan en sala no se igualan en cuanto a calidad de servicio con los platos que salen de la cocina, ya pueden estar en los fogones Ferrán Adriá, Quique Da Costa y David Muñoz juntos, que la experiencia del cliente va a ser mala. Y saldrán hablando mal del sitio en cuestión. Es así.

Escribo todo esto porque, a propósito de la nueva sección que ahora tengo en La Gastroredactora llamada Actualidad empezaré contándoos un evento que está directamente relacionado con lo que planteaba arriba y que comenzará el próximo 12 de noviembre en Tenerife. Se trata de la segunda edición del concurso Camarero del Año, una competición que se celebra a la par de la del Cocinero del Año.

El certamen consistirá en cuatro semifinales distribuidas a lo largo de 12 meses que concluirán en una gran final que será en noviembre de 2015. La primera semifinal se realiza dentro de unos días en la isla y participarán concursantes de Andalucía, Extremadura, Murcia y Canarias. En la segunda, en marzo, estarán camareros de Aragón, Baleares, Cataluña y la Comunidad Valenciana. La tercera, a celebrarse en junio, competirán personas de Asturias, Cantabria, Galicia, La Rioja y País Vasco; y en la última semifinal participarán chicos y chicas de Castilla-La Mancha, Castilla y León y Madrid, en noviembre del año que viene.

Al concurso asisten estudiantes de último año y profesionales, a quienes les harán pasar por diferentes pruebas como catas a ciegas de vino, cocina de tapas creativas, montajes de mesas, tirada de cervezas, elaboración de cocteles y cafés, venta de menú y defensa oral de su participación. El objetivo es conseguir al mejor profesional en cuanto a habilidades técnicas y personales, o como se afirma en la nota de prensa que me llegó, “se busca el mejor camarero que no solo demuestre habilidades técnicas, sino también capacidad de persuasión, conocimientos específicos de productos y buena capacidad de comunicación”.

Iniciativas como estas me parecen realmente buenas. Yo, que he trabajado y trabajo en hostelería sin ser una profesional en el área, doy  fe de que hace falta, primero elevar el listón del oficio igual que como se hizo con el de cocinero, para que más gente joven se interese en el trabajo y no lo considere una labor “menor”; segundo, profesionalizar el área. Y mira que con esto me estoy echando tierra, pero considero que es la realidad.

El jurado del concurso estará compuesto por Mariano Castellanos, presidente de honor de la Asociación Nacional de Maîtres y Camareros (Amyce) y profesionales del sector.

¡Suerte a los competidores!

concurso camarero del año tenerife

(Imagen: RVEdipress)

 

Laura Vivas

Periodista y escribidora. Ante todo buscadora. Especialista en creación y corrección de contenidos online e historias gastronómicas. Veo, huelo y como, luego escribo.

Pin It on Pinterest