Seleccionar página

Actualidad

Hace unas semanas me llegó una información que me pareció muy útil para escribir sobre ella en este blog ahora que que estamos en diciembre. Y es que con la época de Navidad, vienen (para algunos, esta misma semana) días de celebraciones importantes y reuniones en casa donde muchos de vosotros ejercéis de anfitriones ante grupos de personas a veces numerosos, a veces de gente cercana y otras no tanto, por lo que queréis que todo salga impecable y que todos estén contentos en vuestras mesas.

Bien, este post va de cómo organizar una cena exitosa en casa. Para ello, la Escuela Internacional de Hotelería y Turismo Vatel España ha elaborado un decálogo con los principios básicos que debemos seguir, al que yo le he agregado un punto más que considero muy importante: la elección del vino.

mesas de navidad

Imagen: neuslausuch.com

Pero primero los diez tips, que han sido analizados por el profesor de imagen profesional de esta escuela, Jean François Koster:

1.- “Una mesa bien vestida es parte del éxito de una comida”. Ya se sabe que la comida entra por los ojos, pero si antes de degustar, el lugar donde vamos a disfrutar los platos es una delicia para la vista la experiencia será mucho más grata, y si es en Navidad hay un sinfín de posibilidades decorativas para hacer que vuestra mesa sea un elemento tan tan bonito, que os dará pena usarlo.

mesas de navidad

Imagen: neuslausuch.com

2.- Limpieza y cuidado en el detalle. Parece obvio pero no lo es, un cubierto con un pegote, una copa de vino con el cristal marcado a punto de quebrarse pueden causar mala impresión y algún contratiempo.

3.- Cumplir un orden establecido para colocar la mesa. Empezar por un muletón si lo tenéis para proteger la mesa y seguir con el mantel, teniendo cuidado de que la caída sea uniforme. A continuación los platos, la cubertería, la cristalería y las servilletas.

4.- Agregar los elementos decorativos, que ya dependen de los gustos de cada quien, pero ojo, cuidado con que el centro de mesa no sea tan alto que obstaculice el contacto visual entre los comensales.

5.- En este punto Koster habla de la elección de los colores en la mesa, y hace énfasis en la elegancia del blanco en el mantel combinado con tonos suaves para los demás componentes. No obstante, si se trata de una mesa navideña, la gama de colores se amplía mucho más para ir a tono con la época sin que por ello resulte poco elegante, desde blancos combinados con detalles dorados o plateados hasta los típicos rojo y verde navideños, pasando por mesas blancas con destellos azules, rosa palo, etc. Las fotos que veis en este post por ejemplo, las encontré en un blog chulísimo con muchas ideas, click aquí.

decoracion mesa de navidad

Imagen: neuslausuch.com

6.- Emplear los cubiertos adecuados. Si hay platos de pescado procurar cubiertos correspondientes teniendo especial cuidado en la colocación, de afuera hacia adentro comenzando por los entrantes, excepto los cubiertos de postre que van en la parte superior del plato.

7.- Procurar suficiente espacio en la mesa de acuerdo a su tamaño y número de invitados, que no se sientan “presos” en su sitio por no tener movilidad suficiente.

8.- Decirle a cada invitado dónde tiene que sentarse. Particularmente pienso que este punto es opcional, aunque es cierto que en cenas más formales este detalle queda muy bien. El profesor alega al respecto que lo hace sentirse importante.

9.- Emplear una iluminación adecuada en la mesa, que sea más bien tenue, y si se usan velas, que sea solo durante la noche.

10.- “Mantener la sencillez como máxima” o lo que es lo mismo, “menos es más” si queremos transmitir elegancia y serenidad a nuestros invitados.

La elección del vino.

Sería el punto número once. Elegir un o unos vinos para una cena, sobre todo si se trata de un grupo grande, es bastante complicado dada la inmensa variedad de tipos y estilos de caldos que hay en el mercado y los distintos tipos de alimentos que solemos comer en estas reuniones. El profesor de enología de la escuela Vatel y premio nacional de gastronomía 2001, José María López Querencias, nos da una serie de recomendaciones para hacer la mejor selección.

Lo primero y más importante: elegir caldos que agraden a la mayoría. No se puede complacer a todo el mundo pero sí que el consenso general sea positivo.

Si buscáis vinos espumosos el enólogo recomienda que sean aromáticos y fáciles de beber: moscatel, tipo brut y brut nature, que van perfectos con aperitivos o incluso para comer. Añade que los espumosos con varios meses de crianza sobre lías (microorganismos que mejoran las características del vino) combinan muy bien con mariscos, pescados y frutos secos como el Recaredo 2008 brut nature o Bollínger La Grande Année 2002.

Si queréis hacer un maridaje con vinos blancos, el profesor recomienda algunos “blancos con alma de tinto” para chuletillas de lechal o besugos como el Vallegarcía 2012 Vlognier Montes de Toledo o los blancos ecológicos de Segovia para platos más elaborados o asados como Ossían verdejo 2010.

vinos blancos cenas navidad

Imagen: bodeboca.com

En cuanto a tintos, aconseja atreverse con vinos de otras latitudes, modernos y frescos como El Regajal 2012 de Madrid. Pero si preferís caldos más clásicos, los Rioja “elegantes y maduros” o los Ribera del Duero reserva con una gran relación calidad-precio son las opciones preferidas del enólogo, como el Imperial reserva 2009 y Camino de Castilla reserva 2009.

Espero que todo estos consejos os sean útiles y os sirvan para organizar vuestras cenas de Navidad en casa. ¡Que todo salga perfecto!

Laura Vivas

Periodista y escribidora. Ante todo buscadora. Especialista en creación y corrección de contenidos online e historias gastronómicas. Veo, huelo y como, luego escribo.

Pin It on Pinterest