Seleccionar página

-Crónicas de una camarera, mi alter ego trabajando en hostelería-

 

A ver, no es que yo pretenda dar lecciones de crianza.

Lo digo como empleada de hostelería desde hace mucho tiempo…

Domingo frente al Retiro, una primavera cualquiera.

Aquello lleno de gente y una dando carreras de un lado a otro, la bandeja repleta de bebidas primero, los brazos con varios platos después, y entre medias tratando de memorizar todo lo que piden.

Un grupo de niños que no dejan el paso libre y en varias ocasiones he estado a punto de caer cual damisela desmayada con un soponcio tratando de esquivarlos y que no se coman la bandeja que llevo a cuestas bien cargadita.

¿Los padres? Bien gracias.

Encantados con el pelotazo que se están tomando para hacer la digestión.

Y de repente uno  que está cerca te habla para pedirte algo. No te creas que una copa nueva o la cuenta para irse ya a dormir la siesta.

-Oye, mira, que no se me salga el niño del local.

hosteleria, restaurantes, familias con niños, restaurantes con niños, trabajando en hosteleria

Tal cual. (Imagen: Tumblr)

 

Más.

Sábado lleno y el salón tiene una estantería con botellas de vino vacías como decoración.

La familia Telerín que se sienta a la mesa más cercana al mueble y el niño que, como buen niño, se pone a jugar con las dichosas botellas y en una de esas una se le viene encima y casi ocurre un accidente.

Y la madre que te reclama porque esas botellas están ahí puestas y el niño juega y “puede ser riesgoso”…

hosteleria, restaurantes, familias con niños, restaurantes con niños, trabajando en hosteleria

¿Yo te digo cómo tienes que decorar tu casa? (Imagen: intotheminds)

Haz una inspección previa en cada restaurante al que vas. No sea que toda la decoración resulte problemática…

El niño que se sube en la silla y te rompe el adorno de la mesa alta. El otro que está dando vueltas en medio del pasillo y te metes la tarta de postre de la mesa grande hasta por los oídos porque el infante tropezó contigo y te caíste.

Se me olvidaba: el que coge el servilletero como material de aventuras galácticas y va rompiendo una a una las servilletas hasta dejar el soporte vacío y con frío.

Y en un primer momento, una quiere casi matar a todos esos menores de edad porque resultan insoportables molestando con su injerencia odiosa en tu trabajo.

Y despotricas a lo bajo y los miras mal

hosteleria, restaurantes, familias con niños, restaurantes con niños, trabajando en hosteleria

Si las miradas mataran….

Pero pasado el rato y el calentón, cambias el objetivo. Las dos neuronas que quedan activas de tanto cansancio te hacen pensar en frío.

Te das cuenta que ellos son niños. Y los niños son como figuras de plastilina que van moldeándose.

Moldeándose con la educación de sus padres.

Padres que son los que le enseñan – o no enseñan – a no saber comportarse.

A los que hay que casi matar es a los padres.

hosteleria, restaurantes, familias con niños, restaurantes con niños, trabajando en hosteleria

En posición, listos…. ¡YA!

Y paso a tener cinco minutos de reflexión socrática tratando de entender sus procesos mentales.

Estarán agotados de tanto niño y necesitan olvidarse de ellos un rato, que fastidien a otros. En el fondo no les gustan los niños aunque digan que amen a sus retoños. O consideran que sus criaturas son adorables y lo mejor es dejarlas libres como el viento.

Y con este último pensamiento, se me pasa el momento empático y vuelvo a la realidad.

Habría que agregar un plus en la cuenta, 30 euros por aguantar la crianza que le estás dando a tu hijo + el valor de lo que ha roto si lo ha hecho. E ir agregando tasas si rechistan.

Y si aún no basta con eso, siempre quede un último recurso: tener preparado un espacio con el clásico remedio, ponerlos mirando a la pared.

 

hosteleria, restaurantes, familias con niños, restaurantes con niños, trabajando en hosteleria

Así, a toditos. Y sus niños mirando para que les de vergüenza (Imagen:miguelangelasenjo)

Laura Vivas

Periodista y escribidora. Ante todo buscadora. Especialista en creación y corrección de contenidos online e historias gastronómicas. Veo, huelo y como, luego escribo.

Pin It on Pinterest